Blogia

rafaeldelarosa

Carta a Lauren Postigo

Carta a Lauren Postigo

Temístes la muerte: ¿quién no la teme, toda ella vestida de luto y acechándonos, sin miramientos ni compasión?. Pero más que a la propia muerte, lo que, realmente, temístes fue que aquella te la propiciase tus propios orígenes. Aquellas mísmas calles empedradas de adoquines, de desiertos polvorientos y proclives a hospedar circos ambulantes. Como aquel en el que te enrolastes a la temprana edad de doce años, para poder "bailar" la palabra en tus recitales.

Es cierto que la propia muerte te ha sorprendido, como más tarde o antes nos llega a sorprender a todos. Pero hoy yo me pregunto sobre quién sería quien te tomase de la mano en tu lecho. Como, años atrás, tú tomastes la de tu madre que descansaba en la cama de su dormitorio en tu pueblo onubense de      NERVA. Nunca antes habías logrado dar tanto sentido a aquellas palabras que, al entrar por tus oidos, retumbaban en tu mente: "¡Lauren! ¡Lauren!... ¡Lauren, hijo mío...: ¡Levántame! ¡Levántame!".

"...y cerré la puerta y me dijo: "¡Cógeme la mano!". Tal era la profundidad y resonancia de aquellas palabras, que permanecístes en el cuarto hasta que alguien irrumpió para anunciarte que de quien sostenías la mano ya había marchado para siempre. No así de lo que siempre quedaría contigo.

Pués pese a tu gran excepticísmo y pragmatísmo, pensastes que algo siempre quedaría. "¡Llámalo recuerdo, llámalo espíritu, llámalo alma... porque entre aquella mujer que me decía: "¡Levántame!" y aquel ser que se iba quedando, cada vez, más vacío y con una frialdad sobrenatural... ahí dentro había algo. Había materia viva: ¿dónde se ha ido todo aquello?.

Discurriendo sobre tu propia muerte, siempre te mostrastes reacio a hacerlo en tu pueblo. No pese a lo que muchos pudieran pensar... "ante una confragación tremenda en España, cuento con la plenísima seguridad que nunca iría a mi pueblo". Así recordábamos como fue precisamente su pueblo quien asesinó a Federico Garcia Lorca.

"Porque ése es el tremendo problema latino, más acentuado que en la cultura anglosajona. Tal vez por indiosincrasia, por orientalísmo,por predestinación, por cierto sentido del rencor... ¡vete tú a saber porqué!".

Para tí España es un país de grandes méritos, pero, también de grandes rencores. Donde la envidia es el emblema nacional. "No te perdonan un triunfo. Y, además, te levantan y, después, cuando estás arriba, te quieren tumbar y quieren poner a otro. Eso es así. Somos un país donde triunfar es muy dificíl y ser incombustible mucho más. Porque aunque hagas treinta y cincomil cosas extraordinarias de buenas, si haces la más mínima equivocación... ésto lo borra todo, no recuerda nadie lo bueno".

Todo aquello y por mi contrariedad al encontrar tal persona, con el historial cargado sobre tus hombros, acosado por el propio desprecio de sus orígenes... me llevó a intentar conocer tus motivos, tus pensamientos, tus ideas, tus añoranzas, tus orígenes... el recuerdo de Sor Feliciana golpeando los punzones de los dedos con una regleta. Fue así como fluyeron nuestras primeras palabras, aderezadas por el sabor del culantro. Desde aquel momento brotaron con suma naturalidad, encontrando en ellas un sumo respeto por tu vida. Por lo que en ella se te deparó.

Hoy, Lauren: cuando son muchos los vecinos que se resisten a llorar tu pérdida, queda tu obra. Que siempre permanecerá oculta para aquellos ojos que no quieran ver, para aquellos oídos que se resistan a escuchar y agena a todas aquellas palabras obstinadas en hablar, en comentar, en calumniar que tú no quisistes a tu pueblo de Nerva. Porque recharazán la realidad de tu voluntad, en la que, sin existir el tiempo nunca justo, ni suficiente... recreastes en Letana. Ese paraje perdido entre la realidad, el sueño, la añoranza, el recuerdo... de una infancia perdida en el tiempo, entre adoquines ilustrando el asfalto y calles polvorientas.

Nadie quiso. Nadie ha querido. Nadie querrá ver que el hambre llevaba a tus vecinos a arrastrar de sus cabezas los piojos, liendres y otros parásitos. Lauren, porque nadie querrá ver, o no está dispuesto a ver... que en vez de bocadillos de jamón serrano, tenían que compartir hogazas de pan regadas con gotas de aceite de oliva y azúcar. En aquellos patíos con perfume a azahar y cromatísmo de azucenas, pétalos de rosa y macetas de geraníos. Seguirán defiendiendo que "quien olvida su pasado, no sabrá afrontar el presente para retar, con fuerzas, al futuro"... aunque se resistirán a ponerlo en práctica.

 LETANA ADEMÁS DE SER: NERVA... LETANA, ES TU SOLLOZO, TU LAMENTO.

 

 

                                                                 .e

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

EN EL SALON

EN EL SALON

EN EL SALON

EN EL PARKE

EN EL PARKE

EN EL PARKE

IRIS

IRIS

IRIS

STUDIO TV

STUDIO TV

STUDIO TV

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

IMPACTO SÚBITO

IMPACTO SÚBITO

IMPACTO SÚBITO

ENTREVISTA A JOSE MARIA CARRASCAL

ENTREVISTA A JOSE MARIA CARRASCAL

Rafael de la Rosa.- ¿Cómo cree que ha evolucionado la información en España durante el tiempo que usted se ha dedicado a estos menesteres?

José María Carrascal.-No ha evolucionado tanto como debería haber evolucionado. Yo empecé de corresponsal en el extranjero de Berlín y mis primeras crónicas las enviaba por correo. Es que entonces funcionaba muy bien los Correos Europeos. En Nueva York, yo ya usaba, ni tan siquiera el telex, sino el módem. Desde el punto de vista técnico: el cambio ha sido brutal. Hemos entrado en la era espacial, podemos decir.

No sé por qué, pero me parece que aquellos artículos, escritos a máquina, y enviados por correo… tenían mucho más valor. Aunque en aquellos años no se podía estar a la ultimísima hora, porque lo que se redactaba perdía vigencia doce horas después. Se tenía que hacer con cierta atemporalidad. Algo, que, sin duda, dotaba de mayor trascendencia a los acontecimientos. Lo que hemos ganado por una parte, lo hemos perdido por otra.

Rafael de la Rosa.- A lo largo de sus cuarenta años de carrera: muchas han tenido que ser las entrevistas que ha realizado. ¿Le ha marcado especialmente alguna de ellas?

José María Carrascal.- Sin lugar a dudas la que le hice al presidente americano, Ronald Reagan, en el despacho oval de la Casa Blanca. Es una entrevista que un periodista no olvida con facilidad… Encontrarse sentado en uno de aquellos sillones, junto a la chimenea mas divulgada del mundo. Junto al presidente de los Estados Unidos de América. Profesionalmente, sin duda, es el mayor logro al que pueda aspirarse en el mundo de la comunicación.

Aunque ha habido otras oportunidades en las que he aprendido mucho más. Como junto a la viuda del profesor Durán Reinad. Que fue exiliado español, compañero de Ochoa. Primero en vincular relación entre el virus y el cáncer en los años cuarenta.

Rafael de la Rosa.- Caracterizado por sus corbatas y comentarios “al filo de la media noche”. ¿Éstos últimos le valieron alguna vez algún tipo de censura?

José María Carrascal.- En absoluto. España es una Democracia. Dejémonos de tonterías.

Rafael de la Rosa.- Hablando de la objetividad… ¿cree que ésta existe?

José María Carrascal.- No. El único ser objetivo es Dios. Los hombres somos seres subjetivos. El que pretenda alcanzar la objetividad, está persiguiendo una entelequia. Lo que si se puede pretender es dar una opinión autorizada, profesional…

La objetividad, como digo: es algo que no se alcanza.

Rafael de la Rosa.- ¿Puede cualquier profesional atreverse con el llamado “informativo de autor”?

José María Carrascal.- Yo creo que sí.

Todo lo que se quiera hacer honestamente, un profesional de la información puede hacerlo. Dedicándole mayor o menor tiempo. En el fondo son todos “informativos de autor”. Porque siempre se irá salpicando las noticias con notas de quien lo conduce. Se note más o menos. Lo que sucede es que unos declararán abiertamente que lo son y otros no.

Rafael de la Rosa.- ¿Qué es el periodismo?

José María carrascal.- El periodismo es una carrera realmente fascinante. Pero es una carrera a la que, últimamente, se le ha llenado de un glamour… de una aureola… que creo no se le ha hecho ningún bien.

Los periodistas no estamos para derribar gobiernos, somos un poco lo que podíamos llamar “los aguafiestas”. Somos el niño que dice que el rey va desnudo. Entonces… para eso, hay que tener también cierta capacidad de sacrificio.

Hay que saber que no se puede ser amigo del poder. Aquel a quien le guste ser amigo del poder, amigo de los políticos… ¡Ese tiene mala madera de periodista! Puede hacer otras muchas cosas, pero el periodista debe tener una rabiosa independencia, que le llevara a una profunda soledad. Tampoco se crean que se hace mucho dinero. Al final se puede tener más o menos suerte, pero, por lo general… no es una de esas carreras en las que se puedan tener grandes sueldos.

Por otra parte es lo que los americanos llaman “Instan Rewold”. Se obtiene el rendimiento de forma inmediata. Quiero decir: hoy escribes algo y mañana ya lo ves publicado. Y ése es el mayor pago de ésta carrera.

Rafael de la Rosa.- Después de haber convivido más de cuarenta años con los americanos… ¿Cuál diría que es su carácter?

José María Carrascal.- EE.UU. ha nacido distinto a todo, puede decirse. Ha nacido sin el gran pecado original, que es el Feudalismo. Es un experimento social vivo que está en plena y constante evolución. Yo he vivido nueve años en Alemania, estoy casado con una alemana. Yo nunca podré sentir alemán. Sin embargo, si puede sentirse americano. ¿Por qué? Pues porque el americano admite esa doble lealtad. Se puede ser griego y ser norteamericano. Ser norteamericano es un acto de voluntad. Ser norteamericano es creer en unos valores, en unos principios. La democracia, el hombre. En éste sentido creo que es hacía donde va el mundo. América marca el paso a seguir en éste siglo, como lo hizo España en el siglo XVI-XVII, Francia en el XVIII o Inglaterra en el XIX.

Rafael de la Rosa.- Desvelo por una noticia no dada…

José María Carrascal.- El fin del terrorismo. Sin duda alguna. Hubiese dado un dedo de la mano. O tal vez, la mano entera. El brazo entero, por el fin del terrorismo en España.

 


ENTREVISTA A XAVIER PASTOR

ENTREVISTA A XAVIER PASTOR

Rafael de la Rosa.-: ¿Cuáles son las principales preocupaciones de Greenpeace?

Xavier Pastor.-: Nuestras preocupaciones están estrechamente vinculadas a la generación de residuos, principalmente.

            Huelva es probablemente, el primer lugar de España en el que actuamos. Si dejamos de lado la caza ballenera de Galicia y los vertidos de residuos radioactivos, que esto era mucho antes incluso de existir Greenpeace en España, era un trabajo de la organización internacional.

Rafael de la Rosa.-: De los principales trabajos de la organización ecologista fue precisamente en Huelva, que se remontan a principios de los años ochenta, con la intervención de los barcos “Nerva” y “Niebla”…

Xavier Pastor.-: Efectivamente, ese fue uno de los primeros trabajos de Greenpeace en España. En el año 1.986, al interceptar esos barcos que vertían dióxido de titanio, saliendo precisamente de la ría onubense. A partir de ahí emprendimos una campaña contra la fábrica Tioxide, hasta que conseguimos que dejaran de verter esos residuos, que eran mil toneladas diarias, en el Golfo de Cádiz. Esa empresa llegó a poner en marcha un sistema de reciclaje que luego le ha resultado extremadamente rentable; ha creado puestos de trabajo, e, incluso, le ha permitido exportar su tecnología a otras sucursales en el extranjero.

Rafael de la Rosa.-: Además de actuaciones contra los residuos se ha intervenido en algo en lo que el movimiento ecologista parece poner un empeño especial que es la producción limpia…

Xavier Pastor.-: Un claro ejemplo de ello son las actuaciones de Greenpeace a nivel internacional en contra de las papeleras que utilizan cloro como agente blanqueante o dióxido de cloro. Y dentro de Huelva hemos trabajado en otros aspectos, como en la urbanización de Isla Canela, el tema de ENFE o las pesquerías ilegales, que pese a que aún continúan produciéndose, hemos logrado reducirlas.

Rafael de la Rosa.-: Al parecer, los costos de producción limpia son considerados por las empresas como elevados, difícil de podérseles hacer frente…

Xavier Pastor.-: Esto no van a tener más remedio que hacerlo. Efectivamente hay inversiones en algunas industrias, el caso de Tioxide de antes. Esta empresa decía que no podía asumir esos costes, y cuando lo hizo, insisto, ¡creció en puestos de trabajo!, ¡creció en sus balances económicos!, y, después de todo, logró reducir su contaminación y exportó su tecnología.

            Quiero decir, con una opinión pública cada vez más exigente, una legislación europea y mundial cada vez más comprometida, se está exigiendo a las empresas renovarse o morir.

            O sea, la empresa que para poder subsistir necesite contaminar es una industria que tiene los días contados, y esto lo saben, y por ello hacen tanta publicidad verde y tienen directivos medioambientales.

            El mundo va hacia ahí, y quien quiera aguantar poniendo en marcha sistemas de depuración, que no sirven de mucho, no tiene futuro. No es modernidad, ni progreso, sino mantenerse en una situación arcaica y obsoleta.

Rafael de la Rosa.-: ¿Llegaremos a tener en casa varios recipientes para los residuos?

Xavier Pastor.-: Tal vez no haría falta tener tres o cuatro cubos de basura. Sobrarían con, probablemente, dos: uno para materia orgánica y otro para la inorgánica. Si una persona quiere tener ya separado el papel y el vidrio, ya serían tres o cuatro.

            Ante la recogida selectiva: el reciclado, compostaje y mecanización de la materia orgánica.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres