Blogia
rafaeldelarosa

LAUREN POSTIGO

Carta a Lauren Postigo

Carta a Lauren Postigo

Temístes la muerte: ¿quién no la teme, toda ella vestida de luto y acechándonos, sin miramientos ni compasión?. Pero más que a la propia muerte, lo que, realmente, temístes fue que aquella te la propiciase tus propios orígenes. Aquellas mísmas calles empedradas de adoquines, de desiertos polvorientos y proclives a hospedar circos ambulantes. Como aquel en el que te enrolastes a la temprana edad de doce años, para poder "bailar" la palabra en tus recitales.

Es cierto que la propia muerte te ha sorprendido, como más tarde o antes nos llega a sorprender a todos. Pero hoy yo me pregunto sobre quién sería quien te tomase de la mano en tu lecho. Como, años atrás, tú tomastes la de tu madre que descansaba en la cama de su dormitorio en tu pueblo onubense de      NERVA. Nunca antes habías logrado dar tanto sentido a aquellas palabras que, al entrar por tus oidos, retumbaban en tu mente: "¡Lauren! ¡Lauren!... ¡Lauren, hijo mío...: ¡Levántame! ¡Levántame!".

"...y cerré la puerta y me dijo: "¡Cógeme la mano!". Tal era la profundidad y resonancia de aquellas palabras, que permanecístes en el cuarto hasta que alguien irrumpió para anunciarte que de quien sostenías la mano ya había marchado para siempre. No así de lo que siempre quedaría contigo.

Pués pese a tu gran excepticísmo y pragmatísmo, pensastes que algo siempre quedaría. "¡Llámalo recuerdo, llámalo espíritu, llámalo alma... porque entre aquella mujer que me decía: "¡Levántame!" y aquel ser que se iba quedando, cada vez, más vacío y con una frialdad sobrenatural... ahí dentro había algo. Había materia viva: ¿dónde se ha ido todo aquello?.

Discurriendo sobre tu propia muerte, siempre te mostrastes reacio a hacerlo en tu pueblo. No pese a lo que muchos pudieran pensar... "ante una confragación tremenda en España, cuento con la plenísima seguridad que nunca iría a mi pueblo". Así recordábamos como fue precisamente su pueblo quien asesinó a Federico Garcia Lorca.

"Porque ése es el tremendo problema latino, más acentuado que en la cultura anglosajona. Tal vez por indiosincrasia, por orientalísmo,por predestinación, por cierto sentido del rencor... ¡vete tú a saber porqué!".

Para tí España es un país de grandes méritos, pero, también de grandes rencores. Donde la envidia es el emblema nacional. "No te perdonan un triunfo. Y, además, te levantan y, después, cuando estás arriba, te quieren tumbar y quieren poner a otro. Eso es así. Somos un país donde triunfar es muy dificíl y ser incombustible mucho más. Porque aunque hagas treinta y cincomil cosas extraordinarias de buenas, si haces la más mínima equivocación... ésto lo borra todo, no recuerda nadie lo bueno".

Todo aquello y por mi contrariedad al encontrar tal persona, con el historial cargado sobre tus hombros, acosado por el propio desprecio de sus orígenes... me llevó a intentar conocer tus motivos, tus pensamientos, tus ideas, tus añoranzas, tus orígenes... el recuerdo de Sor Feliciana golpeando los punzones de los dedos con una regleta. Fue así como fluyeron nuestras primeras palabras, aderezadas por el sabor del culantro. Desde aquel momento brotaron con suma naturalidad, encontrando en ellas un sumo respeto por tu vida. Por lo que en ella se te deparó.

Hoy, Lauren: cuando son muchos los vecinos que se resisten a llorar tu pérdida, queda tu obra. Que siempre permanecerá oculta para aquellos ojos que no quieran ver, para aquellos oídos que se resistan a escuchar y agena a todas aquellas palabras obstinadas en hablar, en comentar, en calumniar que tú no quisistes a tu pueblo de Nerva. Porque recharazán la realidad de tu voluntad, en la que, sin existir el tiempo nunca justo, ni suficiente... recreastes en Letana. Ese paraje perdido entre la realidad, el sueño, la añoranza, el recuerdo... de una infancia perdida en el tiempo, entre adoquines ilustrando el asfalto y calles polvorientas.

Nadie quiso. Nadie ha querido. Nadie querrá ver que el hambre llevaba a tus vecinos a arrastrar de sus cabezas los piojos, liendres y otros parásitos. Lauren, porque nadie querrá ver, o no está dispuesto a ver... que en vez de bocadillos de jamón serrano, tenían que compartir hogazas de pan regadas con gotas de aceite de oliva y azúcar. En aquellos patíos con perfume a azahar y cromatísmo de azucenas, pétalos de rosa y macetas de geraníos. Seguirán defiendiendo que "quien olvida su pasado, no sabrá afrontar el presente para retar, con fuerzas, al futuro"... aunque se resistirán a ponerlo en práctica.

 LETANA ADEMÁS DE SER: NERVA... LETANA, ES TU SOLLOZO, TU LAMENTO.

 

 

                                                                 .e

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

ENTREVISTA A LAUREN POSTIGO

ENTREVISTA A LAUREN POSTIGO

 

Nacido en Nerva. Lauren Postigo trabajó en las minas de Río tinto donde  en una ocasión mantuvo un pequeño percance con un directivo al encontrarse éste una lista de títulos de películas atribuidos a distintos jefes de la empresa.

Pero Lauren Postigo incluyó en la larga lista en primer lugar a él mismo y a su padre con el título “Tarzán y su hijo”.

La mala suerte también le ha acompañado a lo largo de su vida desde el matrimonio fallido con la “Camboria” hasta el triste fallecimiento de un hijo en accidente de tráfico y su arrepentida participación en la política de España.

Lauren continúa toreando en la vida, tomándola por los cuernos…

Rafael de la Rosa.-:¿Quién es realmente Lauren Postigo?

Lauren Postigo.-:Lauren Postigo es una persona sencilla que como tal ha cometido errores y que nunca ha olvidado a su pueblo ni tampoco a su gente.

Rafael de la Rosa.-:¿Se arrepiente de algo de lo que haya hecho a lo largo de su vida?

Lauren Postigo.-:Sí, tuve una mala experiencia al inmiscuirme en política en España. Me arrepiento de ello porque me sentí utilizado.

Rafael de la Rosa.-:¿Cuál es el sueño inalcanzado de Lauren Postigo?

Lauren Postigo.-:Me hubiese gustado ser torero, pero tampoco puedo quejarme de la suerte que he tenido de acariciar la copla. Al fin y al cabo el uno casa con la otra.

Rafael de la Rosa.-: ¿Qué significa para usted Nerva?

Lauren Postigo.-:Nerva es para mí un conjunto de nostalgias y alegrías. Nerva es Sor Modesta, es el llano del Cine, mi infancia y juventud. Nerva es el pueblo donde el mozo moreno rasguea la guitarra y entona un pasodoble taurino mundialmente famoso.

Rafael de la Rosa.-:Fue usted precisamente quien le dotó de soporte…

Lauren Postigo.-:Modestamente fui el primero en poder trabajar con él. Remasterizarlo y ofrecérselo a mi gente. A mis amigos, a mi familia, a mis vecinos… porque siempre nos hemos sentido orgullosos de este pasodoble que ha logrado enternecer algo tan duro como es el mundo del toro. Y nunca antes podíamos escucharlo al margen de un auditorio o una banda de música.

Rafael de la Rosa.-:¿Alguna que otra deuda para con tu “gente”, para con tus vecinos…?

Lauren Postigo.-:Existe un proyecto que me gustaría un día pudiese ver la luz… Andanzas, peripecias…reflejos de “El Punto”, el llano de “El Cine”, el cerro de “El Moro”,… Un atrevimiento literario bajo una particular genuflexión. Letana.

Rafael de la Rosa.-:Puedes ser pedante y quedar bien  si recurres a la tan manida y recurrida frase “soy ciudadano del mundo”…

Lauren Postigo.-:No. En serio, nadie puede decir que es de una tierra mientras no tenga un muerto enterrado en ella. Yo tengo todos mis muertos enterrados en esta tierra.

Rafael de la Rosa.-:Pero, creo que estabas en una constante lucha por escapar de esos muros, de esas calles, de esa gente… pues ya te cogieron a los doce años, cuando te habías enrolado en un circo que pasó cerca de tu casa. Y sin pensártelo mucho más… cogiste el camino y lo dejaste todo…

Lauren Postigo.-:¡Hombre!¡No es eso! Todos buscamos encontrar nuestro propio camino. Y en mí eso es innato y temprano. En aquella ocasión me cogieron a pocos kilómetros de casa. Y no tardaría en volverlo a intentar… y logré empezar mis recitales…

Rafael de la Rosa.-: Y tras un largo camino, llegó “Cantares"...

Lauren Postigo.-: Cuando presenté “Cantares” la gente veía a Lauren Postigo como si fuese un extraterrestre. Estaban en otra onda: The Vétales, The Rolling Stones y Elvis Presley. Entonces cuando aparecí hablando de Quintero, León y Quiroga los comentarios se centraban en que “aquello era una horterada”, “¿a qué viene este a hablarnos de la bien pagá, ojos verdes…?”. Yo pensaba que aquellas pequeñas historias eran dignas de ser resaltadas. Eran cosas nuestras y había que darlas.

Rafael de la Rosa.-:Han pasado los años y hoy parece existir un empeño especial por recuperar la canción española.

Lauren Postigo.-:Sí, si. ¡Hoy la canción española es cultura! Hoy son muchos quienes dicen estar interesados en la historia de La Mariana, Manolito Reyes o Pedro Romero. La Lirio: verde triste y con ojeras. Doña Sol: escondiendo su pesar entre visillos.

Rafael de la Rosa.-:¿Si la Copla emana de Andalucía, porqué la llaman canción española?

Lauren Postigo.-:La canción española es el arte de Andalucía informando a la música. Si a la música de Francia la informa la canción de París, con sus acordeones canallescos a orillas del Sena, nadie dice canción parisina sino francesa. Es exacto a lo que le sucede a las tarantelas napolitanas que enriquecen a la música italiana. Aquí Andalucía ilustra la canción española y no tiene por qué llamarse canción andaluza. Nuestra música clásica tampoco es música clásica andaluza, sin embargo, todos los grandes se recrean en nuestra tierra, de la que toman la inspiración. Albeniz, Falla… y tantos otros.

Rafael de la Rosa.-:Y el flamenco… ¿es música o sentimiento?

Lauren Postigo.-:Es el lamento de un pueblo informando a la canción andaluza, para que ésta, a su vez, informe a la canción española. El flamenco es más antiguo que el propio mundo. Porque antes el mundo llegó a cantar que a hablar. La historia comienza con amago de hombre expresándose con lamentos acompasados. El flamenco es eso: un abrazo eterno a la vida.


     Desde las palabras sostenidas en varias ocasiones con Lauren Postigo y publicadas en distintos medios de comunicación pretendo no sólo dar a conocer su peculiar personalidad, sino, más bien rendirle tributo a la persona que no supo equiparar el logro alcanzado con el “redescubrimiento” de la copla,  con el trato que recibió por parte de quienes más bien parecían obstinados en convertirle en “bufón de la corte”._________________________________Rafael de la Rosa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres